Esta iniciativa nació en la ciudad de Lisboa, Portugal, como una forma de reducir los accidentes de los peatones al cruzar la calle. La idea es captar la atención de las personas para que no arriesguen sus vidas cruzando las calles mientras los semáforos están en Rojo. Lo anterior sucede muy a menudo debido a factores como afán, impaciencia o imprudencias.

semaforos que bailan

Esta idea consiste en proyectar a la persona que aparece en la luz roja bailando de diferentes formas, lo cual atrae la mirada de los transeúntes y hace más llevadera su espera hasta que la luz pasa a verde.

Durante este experimento el índice de accidentalidad descendió en un 80% y atrajo a personas de todas las edades a participar en el diseño de los diferentes movimientos que fueron proyectados.

1 Comentario

COMENTARIOS