Bien sea por los móviles de pantalla grande o las laptops con pantalla táctil, el mercado de las tablets vive un momento de reconversión donde refleja un futuro incierto.

Al momento de Steve Jobs lanzar el iPad al mercado, un grupo de personas pensaban que se repetiría el éxito del iPhone mientras otros comentaban que se trataba de un smartphone de mayor tamaño.

En Android, muchos fabricantes se dieron a la tarea de fabricar competidores y hasta Google desarrolló una versión de su sistema móvil específicamente para esta clase de dispositivos, Android 3.0 HoneyComb, mas poco después el sistema se transformó y se unió a la misma línea del original, eliminando la distinción del software.

Al analizar la situación actual a la que se enfrentan las tablets se podría decir que, a menos que exista una excepción, estos dispositivos no van a ser lo que se esperaba de ella. ¿Son un fracaso? Puede que lo tomemos así.

El próximo mercado después de los smartphones

Para saber si las tablets se encuentran en vías al fracaso, es necesario comprender las expectativas que el mercado mantuvo sobre ellas.

Luego del fuerte impacto causado por los reproductores de MP3 y de los smartphones, era necesario contar con un nuevo producto para colocar uno en cada casa (o en cada persona).

Es por eso que hemos visto experimentos similares como son los relojes inteligentes o las pulseras de cuantificación mas ninguno de esos elementos conservaba las expectativas de las tablets.

Durante años se mantuvieron las cifras de ventas según lo esperado, sin embargo se encontraron con diversos inconvenientes.

tablets

Los smartphones de pantalla grande

Al momento de presentar el iPad, una de las quejas que se escuchaba con mayor frecuencia era que esta hacía lo mismo que el iPhone pero con una pantalla más grande.

En el caso de las tablets Android, salvo algunas excepciones, el problema ha sido igual, su uso se torna interesante cuando se aprecia la diagonal de una pantalla pero poco más.

Años atrás, cuando las diagonales de los celulares se desempeñaban en el entorno de las 4 pulgadas, cualquier equipo de entre 7 y 10 resultaba gigantesco. Hoy en día la pantalla con mayor uso se encuentra entre las 5 y 5,5 pulgadas y se ha vuelto muy frecuente ver usuarios que buscan equipos de 6 pulgadas o superior a este.

Claro está que ese grupo de personas no tomará en cuenta adquirir otro gadget para ganar una o dos pulgadas de pantalla adicionales.

Y en el futuro esto puede empeorar cuando las pantallas plegables en smartphones pasen a dejar de ser patentes para convertirse en un producto comercial a nivel mundial.

El ataque de las laptops con pantalla táctil

Otra área en la que se creía que las tablets tendrían éxito era en la competencia contra las laptops. La netbook fue un dispositivo barato que en el pasado lo intentó, pero sus muchas fallas no le permitieron alcanzar su objetivo.

No obstante, las laptops son herramientas con una orientación productiva y su diseño, teclado y trackpad hacen que sean herramientas necesarias para gran cantidad de trabajos.

Claro que varios de estos sí pueden realizarse con una tablet y es por esa razón que muchos constructores prefirieron usar pantallas táctiles en sus modelos, dotándolos también con bisagras para transformarlos en una variante de lo que la gente busca.

Marcas como HP, Lenovo o Dell dejaron de fabricar algunas tablets para ofrecer “un portátil que puede convertirse tablet y así ahorrar la compra de otro dispositivo”.
tablets

Las licencias de Windows gratuitas para pequeños dispositivos

En base al punto anterior, Microsoft brindó el apoyo para que las compañías colaboradoras que usan licencias de Windows no tuviesen que pagarlas para sus dispositivos pequeños.

La intención de esto es pelear con Android de forma directa, y dio resultado. Hoy en día muchos equipos chinos vienen con Windows 10 o con un arranque dual directo.

La fuerza de Windows para tareas específicas es muy superior a Android y, aunque este último supera por mucho al sistema de Redmond en otros aspectos, para eso muchas personas lo usan en su dispositivo móvil.

 

La nueva experiencia es el tamaño

En este punto la culpa es de los desarrolladores de los sistemas operativos quienes no supieron dotar a los mismos elementos diferenciadores que argumenten la inversión en una tablet en lugar de un móvil o un ordenador.

Posiblemente las próximas iteraciones de Android y iOS vayan en dirección a este punto y se genere un ajuste de las ventas, pero no es seguro que se llegue a observar una adopción masiva en este tipo de equipos.

Mayor duración = mercado más lento + menos innovación

Otro punto que impide el crecimiento de las ventas es la vida útil de las tablets. A diferencia de los smartphones, no se usan de forma tan intensa lo cual hace que pasen a ser equipos obsoletos.

Las tareas comunes de visualización multimedia o de lectura permanecen vigentes a pesar de que la tablet sea antigua.

No obstante, la rotura de equipos es algo que se da más en smartphones que en tablets. Al no usarse de forma continua, no la llevamos de forma continua a la calle y por ende, difícilmente sufren caídas.

tablets

Para concluir

Al principio dijimos que ver a las tablets como dispositivos en declive o que han sido un fiasco puede ser verdadero o falso en base a la definición de esos términos.

El pasado inmediato de estos equipos ha sido óptimo sin duda alguna, mas su futuro no se ve igual. Tocará esperar un giro en el sistema operativo de turno, una transformación en la mentalidad de las personas o una moda con una duración similar a los smartphones cambie la tendencia.

De no ser así, estos dispositivos continuarán siendo útiles para las personas, bien sea por razones laborales o de ocio, sin embargo no serán tan masivos como los smartphones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here